La historia de las almas según Edgar Cayce

No Comments »

Cuando hablamos de la historia de la humanidad, al remontarnos al principio de los tiempos, nuestra fuente más cercana (en la cultura occidental) es el cristianismo, que nos presenta los relatos bíblicos de la creación del hombre y la mujer
Dijo Dios: «Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza. Que tenga autoridad sobre los peces del mar y sobre las aves del cielo, sobre los animales del campo, las fieras salvajes y los reptiles que se arrastran por el suelo.» Y creó Dios al hombre a su imagen. A imagen de Dios lo creó. Varón y mujer los creó.
Génesis 1, 26-27
Entonces Yavé Dios formó al hombre con polvo de la tierra; luego sopló en su nariz un aliento de vida, y el hombre tuvo aliento y vida. Yavé Dios plantó un jardín en un lugar del Oriente llamado Edén, y colocó allí al hombre que había formado. 
Génesis 2, 7-8
 
El Génesis nos presenta dos relatos diferentes de la creación del hombre, en el primero, Dios crea al hombre y la mujer al sexto día. En el segundo, Dios crea primero al hombre pero al ver que se sentía solo, de su costilla crea a la mujer. Seas o no cristiano, es muy probable que hayas escuchado acerca de estas historias.
Bien, pero ¿qué es lo que Edgar Cayce nos transmitió a través de sus lecturas respecto a la historia de las almas? ¿Cómo llegó el hombre al plano terrenal según el profeta durmiente?
 

Las almas según Cayce

 
 
Según lo que Cayce vio en sus lecturas, la historia de las almas se remonta mucho más atrás de lo que podemos imaginar. Las almas fueron creadas por Dios. Desde su origen, las almas estaban formadas por tres componentes principales:
  1. El espíritu, que es la parte de su naturaleza que la vincula con Dios, por el espíritu las almas acceden a lo divino.
  2. La mente, aquella cualidad que le permite al alma crear, le permite construir con la fuerza de la vida.
  3. La voluntad, el componente que le dio a cada alma su individualidad, la libertad para poder decidir qué y cómo crear.
En la creación, las almas existían en unidad con Dios, pero debido a que tenían voluntad, es decir libre albedrío, un gran número de almas empezó a decidir experimentar más allá de la sintonía con Dios, pues vieron que en otros planos, otras creaciones de Dios se estaban desarrollando. Así percibieron el plano terrenal y decidieron empezar a adentrarse en él, para lo cual fueron ingresando en la materia física.
 
En sus primeros pasos en la tierra, siempre según Edgar Cayce, las almas se materializaron en otras especies, pero se dieron cuenta que el cuerpo de los homo sapiens podían ser vehículos más apropiados para las almas que ingresaban en la materia. Así, a través de miles de años en su plano terrenal, las almas fueron experimentando diversas situaciones y se alejaron de su herencia divina.
Como al morir el cuerpo del hombre, las almas recordaban todavía muy intensamente sus experiencias terrenales, se veían sujetas a volver a encarnar, de esta manera se convirtió la reencarnación y el karma en leyes universales que rigen a todas las almas que decidieron alejarse de Dios y están en proceso evolutivo para regresar a él.
 
Puede entenderse que las almas hicieron un mal uso de su libre albedrío y ahora están atrapadas en el plano terrenal, en medio de un proceso de evolución que las hace entrar cuantas veces sea necesario en este mundo para ir ascendiendo hasta alcanzar la unidad con Dios.
 
Pero también podemos entender esta historia de las almas como un camino de amor, Dios permitió que las almas pudieran experimentar en otros planos, pero nunca las abandonó, el lazo que une a Dios y sus criaturas nunca ha de romperse. Ahora, nuestro camino de regreso a la unidad con Dios, implica vivir en este mundo intentando cada día ser mejores, con la promesa de alcanzar, a través del amor, el camino de regreso a casa. No estamos perdidos, solo estamos lejos/cerca para aprender.
 
Lectura recomendada:
 
"Descubriendo el Propósito de Tu Alma",  Mark Thurston
 
Si tienes alguna duda, puedes escribirnos a cayceperu@gmail.com o utilizar el formulario de contacto de la derecha.
 
 

Dentro de ti - Recomendaciones a partir de los mensajes dejados por Edgar Cayce

No Comments »

Al principio, no hacíamos más que prestar atención a las miradas, gestos y posturas corporales para darnos mensajes, para saber qué es lo que los otros querían decir. Lentamente, a través de muchos años, fuimos desarrollando destrezas para la supervivencia y un lenguaje cada vez más elaborado para transmitir de unos a otros y generación tras generación esas destrezas adquiridas.
Puedo imaginar aquellos grandes innovadores que se echaron a golpear las piedras para transformarlas en armas por primera vez, o que empezaron a complejizar los sonidos para darles significados, que tomaron pigmentos de la naturaleza para plasmar en las cuevas sus procesos mentales referidos a la caza y algunos otros aspectos de su cultura. Debieron causar admiración, pero también desconfianza, o incluso temor en algunos.
Esos hombres y mujeres aportaron aspectos fundamentales que hoy todos gozamos asumiendo que siempre estuvieron con nosotros y que fue sencillo llegar a ser quienes somos.
¿Todavía existen personas tratando de llevarnos más allá? ¿Existen nuevos niveles de comunicación personal que podríamos/debemos desarrollar? ¿Hemos llegado a la cima en cuanto al desarrollo físico e intelectual de la humanidad? ¿Nuestra naturaleza humana nos podría permitir desarrollar destrezas que aún no hemos desarrollado? ¿Nuestra evolución llegó a su fin, o podemos seguir despertando capacidades?
El habla, es un proceso sumamente complejo físico e intelectual que desarrollamos lentamente y hoy es parte de nuestra cotidianidad (¿se imaginan cómo seríamos sin habla?) . Existen otras capacidades que están latentes en nosotros y que podría haber llegado el momento de decidirnos a desarrollar...

Mirando dentro de ti


A lo largo de nuestra historia nos han acompañado personas que han parecido ver cosas que los demás no vemos, que nos han transmitido mensajes que parecían venidos de otros lugar y otro tiempo. Quitándole toda etiqueta y cliché, existen todavía entre nosotros personas que poseen una desarrollada percepción extrasensorial, es decir, que perciben más de lo que los cinco sentidos permiten.
Pero esta capacidad está latente en todos nosotros! Recuerdo un programa de 3G (programa de conversación de un canal de cable en Perú) en el que conversaban con unos científicos sobre el cerebro, sobre todo lo nuevo que se había llegado a conocer acerca de las capacidades de este órgano. La pregunta final fue algo así como: ¿qué es lo que todavía no sabemos del cerebro, hay indicios de qué podemos seguir estudiando? Y la respuesta me gustó mucho: Nos falta comprender algunas experiencias metafísicas que todos damos por hecho pero que no hemos podido explicarnos. Por ejemplo, cuando una madre en la madrugada se angustia por su hijo, se despierta y lo llama por teléfono, y descubre que está enfermo. O cuando llamas a un amigo sin saber por qué y te dice que justo estaba pensando en ti. O cuando volteas de la nada y descubres que alguien te estaba mirando.
Seguro que más de una vez te ha pasado eso, estoy seguro, que volteaste y miraste directamente a los ojos a alguien que te miraba y al sentirse descubierto miró hacia otro lugar. Sucede. Y muchas veces. Pero, ¿cómo y por qué sucede?

Sucede porque todos tenemos una capacidad extrasensorial, todos tenemos la posibilidad de percibir más de lo que nuestros cinco sentidos permiten. Algunos tienen más desarrollada esta habilidad, pero todos la poseemos.
¿Y sabiendo esto, qué hacemos? Como recomendaron los científicos en el programa de 3G, lo que toca es estudiarlo.

Desarrollar tus capacidades extrasensoriales depende de ti, y consiste básicamente en mirar dentro de ti mismo. Sí, es simple y a la vez sumamente complejo.

Mirar dentro de uno mismo es algo que no nos gusta hacer, algo que a veces asusta o nos conduce directamente a hechos de dolor que queremos no recordar. Es difícil, pero es momento de hacerlo. Edgar Cayce nos ha hablado de la importancia de mirar dentro de nosotros, pues todos tenemos la capacidad de entender el universo, tenemos a Dios esperando por nosotros en la profundidad y esencia de nuestro ser. Y encontrar a Dios es abrir las puertas para nuevas experiencias placenteras y edificantes.
No, no se trata de querer ver más allá de lo sensorial para sorprender a los amigos o hacer un show (tampoco se trata de que no puedas hacerlo), lo primordial de mirar dentro de ti es encontrar a Dios y despertar nuestra verdadera consciencia de lo que somos, para vivir mejor, para ser felices, para hacer del mundo un lugar nuevo.

Ejercicios para empezar a mirar dentro de ti


Lo básico es la meditación. Por favor, lee estas recomendaciones para que aprendas o afines tu meditación: Crecimiento espiritual, oración y meditación
Otro ejercicio que puedes hacer es ponerle atención a tus sueños: Los sueños son mensajes que tu subconsciente recibe para ayudarte a crecer, todos podemos tener sueños premonitorios, sueños con claves para resolver problemas que nos aquejan.
¿Cómo ponerle atención a tus sueños? Siguiendo las enseñanzas transmitidas por Edgar Cayce, te puedo recomendar: Después de meditar, define una pregunta para tu yo interior, una pregunta que te responderás con tu sueño. Tiene que ser una pregunta concreta, por ejemplo: ¿cómo mejorar en mis estudios? Repite esa pregunta antes de dormir, también podrías escribirla en un papel y ponerla bajo tu almohada. Al día siguiente, apenas despiertes, sin moverte, recuerda lo que has soñado y luego, escríbelo en un cuaderno, de esa manera podrás después analizarlo e interpretarlo. Edgar Cayce nos ha dejado una lista con algunos elementos y sus significados en los sueños que te podría ser útil, están aquí: Sueños e interpretación de los sueños.
Si no consigues interpretar tu sueño, vuelve a hacer la pregunta cuantas veces lo necesites. Si no logras recordar tu sueño, persiste, tarde o temprano lo harás.
Lo importante de este ejercicio no es solo que descubras que sí existe una voz guía dentro de ti, sino que puedas poner en marcha los cambios necesarios para tu crecimiento.
Buena suerte!
Recuerda que puedes escribirnos a cayceperu@gmail.com
Libro recomendado: Canalizando tu yo superior. Henry Reed.

Las glándulas endocrinas y el Padre nuestro

No Comments »

No le había prestado atención a la importancia de las glándulas endocrinas hasta tres años atrás, cuando a mi novia le detectaron hipotiroidismo y los distintos médicos que la evaluaron coincidieron en que su caso era incurable. Lamentablemente, ella tendrá que seguir de por vida asistiendo a consulta para que monitoreen su producción de hormonas y tendrá que llevar a cuestas los muchos y desagradables síntomas de su enfermedad.

Para quienes no lo sepan, el hipotiroidismo es un desorden hormonal que produce sensación de cansancio, obesidad, problemas en los tendones y articulaciones como consecuencias de la obesidad, pérdida del apetito sexual, irregularidad en el ciclo menstrual, abundante vellosidad, puede producir quistes, problemas para la concepción, afectar la salud del feto, cáncer, arritmia cardiaca, entre otros.
Como pueden ver, se trata de un desorden fundamental en la salud de una persona.

¿Qué tiene que decir Edgar Cayce respecto a la importancia de las glándulas endocrinas?

Como bien sabemos, una de las preocupaciones más recurrentes en la vida de Edgar Cayce fue el conocimiento de la medicina, el redescubrimiento de tratamientos para que el hombre entienda y pueda superar las enfermedades que lo aquejan. Así, Cayce nos legó importante información para entender la función y protección de las glándulas endocrinas.

En palabras de Edgar Cayce, las glándulas endocrinas son "las fuentes a partir de las cuales el alma puede habitar el interior de un cuerpo." Es decir, son fundamentales porque son como un punto de unión entre el cuerpo físico, el espiritual y el mental. Estas glándulas son responsables del funcionamiento de nuestro organismo:
Cada una de estas glándulas corresponde no solamente a una función precisa, sino a una
vibración coloreada y tonal, a un elemento de la Tierra , a un signo astrológico y a la influencia de un planeta.
La pituitaria es, dice Cayce, la glándula más alta del cuerpo, está relacionada con la luz y se desarrolla en el silencio. La glándula Pineal es el punto de arranque de la construcción del embrión en el seno de la madre. La Tiroides entra en acción cuando se debe tomar una decisión y actuar. El Timo corresponde al corazón. Las Suprarrenales son nuestro centro emocional y actúan sobre el Plexo Solar. Las células de Leydin son el centro del equilibrio masculino-femenino y en fin, las gónadas son el motor del cuerpo físico.

¿Cómo podemos actuar sobre las glándulas endocrinas según Edgar Cayce?
Según Edgar Cayce, el catolicismo nos ha legado dos maneras de entender y actuar sobre las glándulas endocrinas, la primera, es a través de la lectura e interpretación del Apocalipsis o Libro de las Revelaciones, y la segunda, es a través del Padre Nuestro.
Dejo la interpretación del Apocalipsis según Edgar Cayce para un artículo próximo. Veamos ahora la correspondencia entre las glándulas endocrinas y el Padre nuestro:
1.- PADRE NUESTRO QUE ESTÁS EN EL CIELO - abre la pituitaria (glándula maestra del cuerpo)
2.- SANTIFICADO SEA TU NOMBRE - abre la glándula pineal
3.- VENGA A NOSOTROS TU REINO - abre la tiroides
4.- HÁGASE TU VOLUNTAD ASÍ EN LA TIERRA - abre el timo
5.- COMO EN EL CIELO - abre la tiroides
6.- EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA DÁNOSLO HOY - abre las gónadas (glándulas sexuales masculinas y femeninas)
7.- Y PERDÓNANOS NUESTRAS DEUDAS (OFENSAS), ASÍ COMO NOSOTROS
PERDONAMOS A NUESTROS DEUDORES (A QUIENES NOS HAN OFENDIDO) - abre las suprarenales
8.- Y NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN - abre las células de Lyden (o glándulas de Leydig, que no son verdaderamente una glándula sino un conjunto de células secretoras de hormonas, localizadas bajo el ombligo y por encima de las gónadas)
9.- MÁS LÍBRANOS DEL MAL. - abre el Timo
AMÉN
Siguiendo esta correspondencia, podemos aplicar en nuestra meditación diaria, la repetición y profundizacíon del verso que este ligado a nuestra afección. Por ejemplo, si tienes problemas con la tiroides, es recomendable que medites el verso "venga a nosotros tu reino" o "como en el cielo". Además, Cayce ha recomendado consumir gelatina porque ayuda a las glándulas:  "La gelatina no se recomienda por sus propias vitaminas, sino por su acción sobre las glándulas. De hecho, ayuda las glándulas a extraer de los alimentos ciertas vitaminas que el sistema digestivo no puede asimilar de otro modo." [Lecturas: 849-75].

Si no sabes cómo meditar, puedes leer esto:  Crecimiento espiritual, oración y meditación


Volver a Dios

No Comments »

Me lo he preguntado muchas veces. Muchas. He orado, leído, meditado, preguntado y buscado. Porque para mí no era posible simplemente echarme a andar todos los días en cumplimiento de mis labores. No digo que yo viviera mal o infeliz, nada de eso, he sido y soy una persona feliz. Sin embargo, la incertidumbre de la naturaleza humana y el propósito de nuestras vidas siempre estuvo latente en mi ser, no como una cruz o un yugo que no me dejaba realizarme como persona, sino más bien como quien sabe que existe un tesoro y lo busca, lo ansía para mejorar, para evolucinar.

Creo haber encontrado ese tesoro, Cayce lo llamo "el libro de la memoria de Dios", también se los conoce como "Registros Akáshicos", y son, en resúmen, una fuente de conocimiento eterno en el que se encuentra el pasado, presente y futuro de la humanidad.
Sí, los tres estados del tiempo que nosotros conocemos y que creemos que se dan de manera lineal y progresiva, están allí custodiados para darnos luz en nuestro arduo camino evolutivo.

¿Cómo puede ser posible esto?
Es posible porque no todo lo que existe está sujeto, como nosotros, a las leyes del tiempo y el espacio, no todas las criaturas que existen tienen materia como nosotros. El hombre es, no hay que olvidarnos, mucho más que un cuerpo. De acuerdo con Cayce, los hombres tenemos un cuerpo físico, un cuerpo espiritual y un cuerpo mental, trabajando en equipo para conseguir que volvamos a Dios.

Esa es la mejor y más feliz respuesta que he encontrado: volver a Dios. Ese es el sentido de nuestras vidas, esa es la real motivación por la que la humanidad existe, esa es la batalla, la meta, la dirección que debemos seguir todos los días.

¿Y por qué debemos volver a Dios?
Tal como lo dice Cayce (pero también el catolicismo y otras religiones), el hombre es parte de Dios, sí, emanamos de Dios, está en nuestra esencia la naturaleza divina. Y si seguimos el camino de Jesús, el Príncipe de la paz, podremos también algún día de regocijo llegar a ser Cristos vivos, obedientes de la voluntad del Padre.

Vivir conscientes de esto, nos permite afrontar la vida con otra actitud, nos permite tener los ojos abiertos a nuestras experiencias para intentar entender cuál es la enseñanza que estamos recibiendo. Nos permite reenfocar nuestro esfuerzo, nuestras metas. Nos ayuda a vivir en armonía, tratando de ser justos, solidarios, sinceros, fraternos. Definitivamente, saber que el sentido de nuestra existencia es aprender el camino de regreso a Dios, nos ayuda a vivir mejor. No tengo duda de eso.

El A.R.E. dice al respecto:

"Según Cayce, somos seres espirituales actualmente encarnados en la tierra. En efecto, el hombre no es un cuerpo físico dotado de un alma, sino un alma que se encuentra en la materia a fin de sacar provecho de sus experiencias y de retornar a la Fuente suprema. En la Biblia también, vemos que el ser espiritual (Génesis 1) fue creado antes que el ser físico (Génesis 2). Puesto que comprender y manifestar nuestra verdadera relación con Dios y la Creación constituyen la finalidad de nuestra presencia sobre la tierra, deberíamos meditar regularmente" http://www.edgarcayce.org/espanol/edgar-obra_espiritual.asp

No Comments »

El A.R.E. tiene un nuevo Blog en espanol !!
Muy bien ya que la mayoria de la informacion que uno encuentra sobre Edgar Cayce esta en ingles...

aqui el link : http://edgarcayceespanol.wordpress.com/

No Comments »

SEGUNDA ENTREGA


“NOURISHING THE BODY TEMPLE “ By Simone Gabbay – Edgar Cayce’s Approach to Nutrition
“NUTRIENDO NUESTRO CUERPO – TEMPLO” por Simone Gabby- El enfoque de Edgar Cayce en la Nutrición
EXTRACTOS
Traducción:  Rosemarie Meiners – Febrero 2013
Tema principal – Ácido vrs. Alcalino – Dieta E. Cayce – “Alcalinizar o Morir”


Granos, Legumbres, y Nueces  - y la Tabla de Alimentos que Forman
los Medios Ácido  y Alcalino.

La creciente popularidad de los productos de granos enteros en los últimos años es testigo de una también creciente consciencia de la salud entre los consumidores.
Edgar Cayce sugería con frecuencia que se incorporaran los granos enteros a la dieta.ya sea en forma de pan de trigo entero o también un cereal muy bien cocido en el desayuno. Los granos enteros contienen abundante fibra y suministran un importante número de vitaminas (en especial la E y las del complejo B, además de minerales tales como hierro, cromo y manganeso).
Sin embargo, las “lecturas” enfatizan que los cereales nunca se deben combinar con frutas cítricas o sus jugos, aunque éstos son altamente recomendados como alimentos para comer en el desayuno y en otros momentos. Siendo una excepción el pan de trigo entero, en cantidades pequeñas, el cual se considera compatible con el jugo de fruta cítrica en la mayoría de los casos.

Legumbres. Las arvejas secas, los frejoles, y las lentejas son ricas en vitamina B y varios minerales. Particularmente, cuando se combinan con algún complemento de grano entero para lograr tener los amino ácidos esenciales de todo el espectro, siendo una buena fuente de proteínas muy popular entre los vegetarianos. Sin embargo, son difíciles de digerir, en especial cuando no se preparan adecuadamente. Cayce recomendaba las legumbres por su alto valor nutricional pero hizo la salvedad que se deben de comer en cantidades moderadas y que cada verdura fresca debe ser siempre acompañada por una verdura de hoja verde (no almidón).

Nueces.  Las nueces, especialmente las almendras, son recomendadas con frecuencia por sus cualidades energizantes.  Inclusive, las “lecturas”  sugieren que comer unas 5 almendras diariamente nos proveen una protección anti-cáncer. Las almendras son una buena fuente de fibra y contienen varios minerales importantes , amino compuestos y vitaminas, en especial la B y la E.

Proteína Animal, Grasas y Aceites

Carnes y Pescados.  El pescado, el pollo y el cordero con las carnes más mencionadas en la dieta Cayce, usualmente con un complemento de verduras cocidas o al vapor, para una de las comidas principales. Las carnes y el pescado ded¡ben de consumirse en cantidades moderadas y se deben evitar fritas, siendo una mejor opción a la parrilla, y cocidas al horno o  rostizadas. No se recomienda
comer carnes rojas. Sin embargo, la cacería menor, incluyendo conejo o carne de
ardilla, también como órganos, tales como el hígado, el riñón y sesos, se recomiendan en ocasiones donde se necesita reforzar el sistema nervioso y la sangre. En algunos casos, la sustancia o extracto de carne es preferible a comer la propia carne.   La sustancia o extracto de carne de res en particular, es considerada de poseer valor medicinal y propiedades revitalizadoras;  es especialmente recomendado por aquellos que están enfermos o convalescientes,  La carne de cerdo debe de evitarse. Con excepción de una pequeña cantidad de tocino frito muy crocante en el desayuno, en forma ocasional. (Es interesante notar que, en un estudio reciente conducido por el Instituto Karmanos del Cáncer, en la Wayne State University de Detroit, se identificó el consumo de carne de res y de cerdo en grandes cantidades, como un factor de riesgo relacionado con un daño mayor en el ADN, también relacionado con el cáncer de mama.)

Huevos.  Los huevos, preferiblemente pasados, son recomendados para comerlos en el desayuno. En muchos casos, Cayce aconsejaba que se coma preferiblemente, sólo la yema, ya que las claras son difíciles de digerir. Las yemas de los huevos, particularmente de los huevos de las gallinas alimentadas por granos, y en ambientes libres, contienen valiosos nutrientes, incluyendo proteínas, vitaminas A,B,D y E; fósforo, hierro, y ácidos grasos esenciales. También son una excelente fuente de lecitina, un fosfo-lípido que promueve la síntesis del colesterol.  Una sustancia mal entendida en estos días, porque el colesterol actúa como un antioxidante que rechaza y combate las enfermedades y es u precursor para importantes hormonas, sales biliares, y vitamina D.  Las investigaciones han demostrado que el colesterol que se ingiere a través de la dieta diaria tiene poco, o ningún efecto con el colesterol que circula en la sangre. Los niveles altos de colesterol en sangre no son la causa de las enfermedades cardíacas, sino más bien son uno de sus indicadores. Ya que el colesterol envuelve los vasos sanguíneos para protegerlos de un mayor daño. No debemos temerle a las yemas de huevo, ni tampoco otras fuentes de colesterol en la dieta, salvo que el colesterol sea oxidado a través de su exposición al aire o al calor excesivo, tal como ocurre cuando el huevo es preparado frito o revuelto.  Las recomendaciones de Cayce a que los huevos sean “pasados” (por agua) o escalfados, es la solución perfecta para poder beneficiarse del considerable potencial nutricional de los huevos, sin arriesgarse a la oxidación del colesterol de las yemas.

Leche.  En lo que respecta a la leche y sus productos derivados, las “lecturas” en su mayoría favorecen la leche fresca, o productos de leche fermentada tal como leche agria o yogurt. Una leche fresca ó “cruda” de buena calidad es muy difícil de conseguir en estos días, dejando al consumidor con una mala elección de leche pasteurizada y homogenizada, generalmente de vacas alimentadas con hormonas y antibióticos para elevar la producción de leche. Mucha gente, en especial los que son intolerantes a la lactosa, se sienten mejor eligiendo productos de leche fermentada con bacterias de ácido láctico, porque la proteína de la leche y la grasa de la misma, están procesadas.  Una investigación muy extensa sobre este tema ha demostrado que los productos de leche fermentada tales como el yogurt ofrecen considerables beneficios para la salud, principalmente porque promueven la colonización de bacterias “amigables” en el tracto intestinal.

Queso.  Las “lecturas” recomiendan que se coma queso coma moderación; y los tipos suaves de queso son preferibles.  Comer queso en la misma comida que otras proteínas, o combinar el queso con cantidades de almidones o harinas no es aconsejable. En general, los alimentos altos en proteínas y altos en harinas, no deben combinarse en la misma comida, porque su digestión requiere diferentes secreciones gástricas.

Mantequilla.  La dieta Cayce permite el uso moderado de la mantequilla, para untar en una tostada de pan integral o en pequeños pedacitos encima de las verduras cocidas. Así como con los huevos, la percepción popular de que la mantequilla es el villano nutricional contrasta con los resultados de la investigación científica que ha demostrado que son los aceites vegetales hidrogenados artificialmente como  sucede con la margarina que son los que están implicados tanto en los problemas cardiacos tanto como en el cáncer. Un alimento natural que ha sido el componente de muchas dietas tradicionales por miles de años, la mantequilla es una buena fuente de vitaminas lipo-solubles como la A, D, y E, la lecitina y un número importante de ácidos grasos de cadenas media y corta.

Aceite de Oliva. El aceite de oliva en el cual, los ácidos grasos con en su mayoría mono-no saturados y por lo tanto, químicamente estables, es recomendado con frecuencia en las lecturas, para ser tomado en pequeñas cantidades a través del día o como base para salsas para ensaladas. El aceite de oliva, no refinado y extra virgen, es resaltado como uno de los más saludables para el uso diario; de hecho, se le ha acreditado en estudios de investigación como un contribuyente del bajo nivel de enfermedades cardiacas en los países del Mediterráneo, donde el consumo de aceite de oliva es alto.

Gelatina.  La gelatina es frecuentemente recomendada en la lecturas por su habilidad para promover la asimilación de los nutrientes de otros alimentos. La gelatina en polvo puede disolverse en un vaso de agua (tomarla antes que se cuaje) o también mezclada en las salsas para ensaladas, como en salsas de otros tipos.

No Comments »

Crecimiento espiritual, oración y meditación

Qué dicen las lecturas de Edgar Cayce sobre el crecimiento espiritual, la oración y la meditación? Uno de los temas fundamentales de las lecturas se refiere a nuestra relación con la Fuerza Creadora. Por esta razón, durante once años, de 1931 a 1942, Edgar Cayce dictó una serie de ciento treinta lecturas a un grupo de personas interesadas en las leyes espirituales (el Grupo de Estudio n.° 1).
Al principio, ciertos miembros del grupo sólo querían aprender a desarrollar sus poderes psíquicos. Cayce les dijo que, más bien, debían esforzarse por progresar espiritualmente. Les explicó que, según sus necesidades personales y el motivo de su presente encarnación, sus facultades extrasensoriales resultarían de su perseverancia en analizar y poner en práctica los principios universales. La información compilada por el Grupo de Estudio n.° 1 a partir de esa serie de lecturas dio lugar al libro "En busca de Dios", el cual expone conceptos espirituales aplicables en la vida cotidiana. El mismo nos despierta a la verdad, nos hace entender nuestra auténtica naturaleza divina y nos conduce hacia la Luz. Nos revela el propósito de la existencia y nos ayuda a cumplir nuestra misión en la tierra. Nos brinda paz, esperanza y la sublime felicidad de sentirnos en armonía con el Creador y con nuestros semejantes.
Mostrándonos que formamos parte de Dios y somos uno en Él, nos alienta a contribuir a la edificación de un mundo mejor y a convertirnos en nobles instrumentos de la voluntad del Señor, en puras expresiones del amor universal. Los preceptos que ofrece han sido acogidos por gente de todas las tendencias religiosas. Continúan inspirando y transformando a innumerables personas, permitiéndoles elevar su nivel de conciencia a través de la oración, la meditación, la cooperación, la fe, la paciencia y el altruismo.
Hoy en día, existen en el mundo muchos 'grupos de estudio' - nombre genérico de los grupos de discusión que se reúnen semanalmente para profundizar en los temas abordados en las lecturas de Edgar Cayce. Según Cayce, somos seres espirituales actualmente encarnados en la tierra. En efecto, el hombre no es un cuerpo físico dotado de un alma, sino un alma que se encuentra en la materia a fin de sacar provecho de sus experiencias y de retornar a la Fuente suprema.
En la Biblia también, vemos que el ser espiritual (Génesis 1) fue creado antes que el ser físico (Génesis 2). Puesto que comprender y manifestar nuestra verdadera relación con Dios y la Creación constituyen la finalidad de nuestra presencia sobre la tierra, deberíamos meditar regularmente. Notemos que Cayce ya mencionaba y recomendaba la meditación en 1921, cuando la mayoría de la gente en el mundo occidental ni siquiera sabía lo que era. Se empezó a hablar de la misma en los años 1970, aunque para muchos siguió siendo una noción extraña, propia de las religiones orientales.
Desde entonces, abundantes investigaciones clínicas han demostrado su influencia positiva sobre la salud y el bienestar en general. Numerosos médicos la reconocen ahora como una manera eficaz de reducir la hipertensión arterial, de disminuir el estrés y de lograr más serenidad.
Meditar consiste en aquietar el cuerpo y la mente, y en cesar de concentrar nuestra atención en el mundo exterior, a fin de unirnos a Dios en el silencio de nuestro santuario interior. La meditación actúa favorablemente en el plano físico, relajando el cuerpo; en el plano mental, calmando los pensamientos y las ansiedades; y en el plano espiritual, renovando la energía vital y estimulando nuestros atributos divinos. Esto nos permite llevar una existencia más útil, mejorar nuestras relaciones con las personas que nos rodean y enfrentar con ánimo las dificultades que se presentan. Al dedicar cada día un rato a liberar la mente de las múltiples preocupaciones que la asaltan, vamos recobrando la plena conciencia de nuestra esencia divina. Podemos decir que orar es dirigirnos a Dios y hablarle, mientras que meditar significa escuchar a Dios, dejando que nos instruya y nos guíe la parte de nuestro ser que se halla en constante comunión con el Infinito. Aplicando algunas reglas sencillas, la meditación está al alcance de todos, e incluso los principiantes perciben los efectos beneficiosos de un período de silencio motivado por un ideal elevado.
  • La primera etapa requiere que se adopte una posición confortable; por ejemplo, sentarse en una silla, con la espalda recta, los pies planos en el suelo, los ojos cerrados y las manos en el regazo o a los costados. Empezar a relajarse efectuando respiraciones lentas y profundas - inspirar hondo y retener un poco el aire en los pulmones antes de espirar despacio. Al mismo tiempo, ir buscando con la mente las tensiones existentes en el cuerpo, y sucesivamente eliminarlas usando la imaginación o masajeando las zonas correspondientes con la yema de los dedos.
  • La segunda etapa radica en concentrarse en un pensamiento pacífico e inspirador, llamado 'afirmación': por ejemplo, "la paz me envuelve y reina en mí", "estoy en un estado de relajación total", un versículo de la Biblia, un aforismo espiritual como "Dios es Amor". Conviene impedir que la mente vagabundee o se extravíe en las tareas a desempeñar, lo que acaba de ocurrir en el trabajo, u otras consideraciones. Después de reflexionar sobre el mensaje de la afirmación, analizando cada palabra con cuidado, es necesario impregnarse de su significado. En efecto, las impresiones experimentadas en el ser interior impactan mucho más que las palabras mismas. Así, no basta con repetir "Dios es Amor", pues es el sentimiento que acompaña esta aserción el que le da su fuerza y su amplitud.
  • La tercera etapa representa la meditación en sí. Consiste en permanecer en silencio, sumergiéndose en los sentimientos producidos por la afirmación. En cuanto la mente se desvía, es indispensable volver a concentrarse, primero en el sentido de las palabras de la afirmación y luego en los sentimientos que éstas suscitan. No desalentarse si la mente divaga: poder fijar la atención en un solo pensamiento exige tiempo. Al principio, observar períodos de silencio de unos cinco minutos, pero ir aumentándolos hasta quince o veinte minutos después de cierto entrenamiento.
  • La cuarta etapa precisa que se envíen buenos pensamientos u oraciones a otras personas antes de concluir la sesión de meditación. Por ejemplo, en el caso de haber elegido el amor como tema central, dirigir este sentimiento hacia los seres queridos y quienquiera que lo necesite. Practicándola cotidianamente, la meditación se hace cada vez más fácil, y la quietud que emana de esos momentos de concentración silenciosa y de recogimiento se refleja en todos los aspectos de la vida. A diferencia de quienes sostienen que la mente debe quedar inactiva, porque se deja distraer y altera el proceso de meditación, Cayce declara en las lecturas que el poder creador de la mente puede utilizarse de manera adecuada para alcanzar un alto grado de armonización con la Fuente Universal.
Meditar regularmente propicia la curación física, mental y espiritual. Gracias a las afirmaciones constructivas que empleamos y al ideal que mantenemos durante la meditación, nuestras tendencias negativas desaparecen, siendo reemplazadas por actitudes más positivas. Por lo general, desperdiciamos horas en ocupaciones que ningún beneficio nos aportan, mientras que un ratito reservado a la oración y a la meditación nos proporcionaría más paz, alegría y plenitud que cualquier otra actividad. Busquemos primero el reino de los cielos, que está dentro de nosotros. La palabra y las promesas divinas son eternas: invoquemos al Señor, sabiendo que somos el templo del Dios viviente, que el Todopoderoso reside en nuestro santuario interior.[1] En el silencio de la meditación, una vez relajado el cuerpo, serena la mente y olvidadas las preocupaciones, nos abrimos a nuestra naturaleza espiritual y nos unimos a la Fuerza Creadora.
Las lecturas de Edgar Cayce subrayan que todos deberíamos meditar, pues la comunión con Dios es primordial. En efecto, el alma, nuestro ser superior, no se complace sino en lo divino y aspira a morar en el seno del Creador. La meditación asidua nos ayuda a comprender y manifestar nuestra relación íntima con el Señor, a aplicar los principios universales en la vida diaria, a distinguir la omnipresencia de Dios, y a prepararnos para que la transición que llamamos muerte constituya un paso adicional hacia el entendimiento cada vez más perfecto del Padre.[2]
 
Libros recomendados:
  • "En busca de Dios", Libro I ("A Search for God", Book I)
  • "Edgar Cayce: Doce lecciones de espiritualidad" ("Twelve Lessons in Personal Spirituality") - Kevin Todeschi
  • "La misión del alma" ("Soul Purpose") - Mark Thurston

1. Véase "En busca de Dios", libro 1; capítulo "La meditación"; edición 1998, p. 23.
2. Véase "En busca de Dios", libro 1; capítulo "La meditación"; edición 1998, p. 24.

Para más datos sobre los grupos de estudio, contactar:
A.R.E.
Search for God Program
215 67th Street
Virginia Beach, VA 23451-2061, U.S.A.

En inglés
Tel.: 877-428-2734
Tel.: 757-428-3588 ext. 7291

En español



“LA DIETA CAYCE”

No Comments »


                              "¡ LO NUEVO ! :  "LA DIETA CAYCE "  
En 1938, Edgar Cayce, Padre de la Medicina Holistica,  dió una gran importancia en cómo se debía comer y cuestionó la típica dieta Norteamericana basada en una combinación de proteínas animales y carbohidratos que es altamente ÁCIDA.  Fue uno de los primeros en abordar el tema de ÄCIDO vrs. ALCALINO antes que el cáncer fuera una enfermedad endémica como lo es ahora en el Siglo XXI., en muchos casos la causa de ésta enfermedad.

Hoy con la primera entrega y haremos entregas periódicos con los extractos de libro "Nutriéndo tu Cuerpo - Templo" de la nutricionista Canadiense Simone Gabbay."


NOURISHINGTHE BODY TEMPLE “ By Simone Gabbay – Edgar Cayce’s Approach to Nutrition
“NUTRIENDO NUESTRO CUERPO – TEMPLO” por Simone Gabby- 
El enfoque de Edgar Cayce en la Nutrición
EXTRACTOS
Traducción:  Rosemarie Meiners –Diciembre 2012
Tema principal – Ácido vrs. Alcalino – Dieta E. Cayce – “Alcalinizar o Morir”
CAPITULO I
1.       La Dieta Cayce. Una Herramienta para el Empoderamiento del Alma.  Una revisión del
Enfoque Holístico de Cayce de la Nutrición.

“ Porque es en EL que vivimos, nos movemos y tenemos poder. Y es en tu cuerpo-templo que EL ha prometido encontrarte …en el más sagrado de lo sagrado”

La BUENA NUTRICIÓN se trata de saber escoger los alimentos adecuados. Y cuán afortunados somos de tener la posibilidad de hacer dichas elecciones. Para la mayoría de nosotros, los alimentos están disponibles y en abundancia. Los estantes en nuestros supermercados están rebozantes de los frutos de la tierra, acomodados en forma muy atractiva y presentados en forma tentadora.  Manteniéndonos dentro de un presupuesto moderado, usualmente tenemos la posibilidad de comprar lo que necesitamos.  Frecuentemente, nuestro mayor problema es, ¡ decidir qué preparar para la cena!
               Las colas interminables en las puertas de los comedores populares, sin embargo, nos relatan una historia diferente.  Las personas que aparecen allí, no pueden darse el lujo de escoger. Ellos sólo quieren algo de comer. Un plato de sopa caliente y un sandwich, cualquier cosa que les calme la angustia de sentir hambre. A estas personas no les interesa
contar calorías, ni saber nada del debate entre comer proteínas o carbohidratos, sólo quieren que les den algo de comer.
               De la misma manera, una madre desesperada en algún país del tercer mundo plagado por la sequía que trae a su hijo que está muriendo de hambre a un local donde les sirven comida gratis, difícilmente puede interesarse si la criatura está recibiendo suficientes vitaminas. Cuando es el hambre el enemigo, el asunto que se trata de, si habrá comida o no, es más importante que, cuál de los alimentos deberá comer.
               Inclusive Edgar Cayce, que tuvo que enfrentar sus propios problemas con la incertidumbre económica, no siempre sabía de dónde vendría su próxima comida o en qué consistiría. Sin embargo, es a través de sus lecturas que el mundo ha recibido información
sobre cómo la energía de los alimentos interactúa con nuestro cuerpo, mente y espíritu para crear salud o enfermedad.
               Entonces, ¿necesitamos cuestionar nuestras prioridades? ¿Es correcto que nos preocupemos por cuáles son los alimentos buenos para nosotros, cuando hay tantas otras personas que no tienen comida? Las lecturas de Cayce nos dicen que preocuparnos razonablemente por la dieta, no está fuera de lugar, porque un cuerpo más sano permite un desarrollo más completo de nuestro potencial espiritual:
               “La dieta – de acuerdo con lo que el cuerpo ve y comprende – es un elemento necesario tanto como cualquier otro que pueda elegir. Así como el cuerpo se desarrolla mentalmente, de la misma manera, el cuerpo se construye físicamente a través de la elección de aquellos alimentos o la evaluación de los mismos, para que éstos puedan sostener o mantenerlo– dentro de una influencia creciente dentro de las fuerzas físicas  - para que se dé la relación apropiada entre las fuerzas mentales y espirituales e inclusive las fuerzas físicas dentro del mismo”  1902-2
               Por lo tanto, la tarea de sostener al cuerpo a través de una nutrición apropiada y otras medidas, se convierte en una responsabilidad espiritual. Se convierte en una meta
propulsada por el propósito sagrado de empoderar al alma – el poder de Dios en cada individuo – para expresarse de una forma más perfecta y experimentar el espectro total de sus atributos divinos.
               Más aún, un cuerpo más saludable, aumentará nuestra capacidad para servir a los
demás, incluyendo a aquellos que están amenazados por el hambre y la inanición. Elegir una dieta saludable, tal como la ha planteado Cayce – abundante de frutas y verduras – y considerablemente más baja en proteína animal, que la típica comida Norte Americana – tendría una influencia más significativa en el hambre mundial. Eso es evidente:  Se ha estimado que si los Norte Americanos redujeran su consumo de carne sólo en un 10%, el ahorro en grano (destinado a alimentar ganado) podría fácilmente alimentar a millones de personas que de otro modo deben enfrentar la inanición.
               Inclusive también podríamos salvar nuestras propias vidas: de acuerdo con un informe del Ministro de Salud, la dieta juega un rol protagónico en más de dos tercios de las muertes in los Estados Unidos de América.  Casi diariamente, una corriente persistente de resultados de la investigación científica reconfirma que, la buena nutrición es nuestra primera línea de defensa contra el deterioro físico y mental, y contra la enfermedad y muertes prematuras debido a las enfermedades degenerativas.  Entre las muchas modalidades de curación natural disponibles para nosotros hoy en día, el estudio y la aplicación de la nutrición está presentándose como un tema crecientemente popular dentro de los métodos de auto ayuda para mejorar la salud y el bienestar.
               También es una forma apropiada de manifestar nuestra gratitud a las Fuerzas de la Creación, por las maravillosas bendiciones que recibimos con la comida.



Una Revisión del Enfoque Holístico de la Nutrición de Cayce.

               En las “lecturas” o sesiones, que hacía Cayce, la dieta era un tema preponderante tanto en la prevención, como en caso de una medida terapéutica.  Para casi todos los males por los que se consultaba a Cayce, él sugería ajustes en la dieta junto con otras terapias y remedios. Aunque muchos  de estos consejos de nutrición eran  ofrecidos a  personas  con diferentes perfiles bioquímicos y condiciones patológicas, hay muchos elementos comunes que conforman las bases para que los estudiosos de las lecturas hayan denominado a estos consejos  la dieta de Cayce”.
               La dieta de Cayce representa uno de los muchos enlaces dentro de la filosofía holística de las lecturas.  La palabra holístico se deriva del Griego holos, lo que se traduce
como íntegro o completo. La sanación holística reconoce y honra la unidad esencial del ser humano como  cuerpo, mente y espíritu, también como la interrelación entre el estado de salud de un individuo y su medio ambiente.
               Las lecturas de Cayce sobre dieta y salud, claramente proyectan esta filosofía. Tan importante es la comida con la que alimentamos nuestro cuerpo, como los pensamientos con los que alimentamos nuestra mente.  La lectura 288-38 nos da la clave para entender este importante concepto: “ Lo que pensamos y lo que comemos –unidos- hacen lo que somos, física y mentalmente”.  La energía vibratoria de los alimentos interactúa con la energía mental creada por nuestros pensamientos, y ambas reaccionan una con la otra.
Juntas, ellas crean el aspecto de nuestro ser que nos representa en esta vida en el planeta tierra. Con nuestras intenciones y acciones nosotros elegimos permitir que algunos alimentos y pensamientos entren en nuestros cuerpos y nuestras mentes; consecuentemente, dirigiendo continuamente la re-creación de nuestro ser mental  y nuestro ser físico. Si estamos conscientes de ello o no, nosotros somos co-creadores con Dios, tal como nos dice Cayce en su lectura 2246-1:  “Por lo tanto, cada alma, cada entidad, es co-creadora con esa consciencia universal que llamamos Dios”.  Con este concepto en mente, podemos usar la dieta como una de las herramientas disponibles para nosotros en este acto glorioso de la co-creación.

Frutas y Verduras

Décadas antes que se presentara una prueba basada en una vasta investigación científica sobre la idea de que el incremento en el consumo de frutas y verduras protege contra las enfermedades degenerativas, las  lecturas de Cayce hacían énfasis en la importancia de una dieta basada en las plantas para el mantenimiento de una buena salud  y la prevención de la enfermedad.  La nueva Pirámide- Guía Alimenticia expedida por el Departamento de Agricultura y Sanidad y Servicios Humanos de los EE.UU. ahora recomienda aumentar las porciones de este importante grupo alimenticio.  Sin embargo, las cantidades proporcionales de verduras recomendada en las lecturas exceden largamente lo que la persona promedio, estaba y todavía está, acostumbrada a consumir.
               Las verduras y frutas frescas componen las líneas maestras de la dieta Cayce y con toda razón. Estas proveen vitaminas y minerales en abundancia y producen una reacción alcalina después de haber sido metabolizadas por el cuerpo. Las carnes, granos y otros alimentos ricos en proteínas y almidones, tanto como el azúcar refinada, producen reacciones ácidas. Las lecturas enfatizan la importancia de mantener el ochenta por ciento de la dieta alcalinizante, para asegurar un óptimo estado de salud y para reforzar el sistema inmunológico del cuerpo, protegiéndolo de cualquier resfrío o infección. Para la mayoría de nosotros, esto significa revertir completamente el papel que tienen las
verduras en la dieta donde las presentan como una “guarnición”. En la dieta Cayce, los alimentos se preparan como acompañamiento de las verduras, siendo por lo tanto, las porciones de proteína animal mucho más pequeñas, así como las porciones de granos y otros alimentos a base de farináceos se dan en cantidades limitadas.
               El tipo de verduras que se menciona con más frecuencia en las lecturas,  es de aquellas que pertenecen al grupo de hoja verde y las de color amarillo o naranja.  Estas coloridas verduras son virtualmente un almacén de nutrientes concentrados. Los investigadores de la nutrición hoy en día, recién están raspando la parte más superficial de la identificación de los poderosos componentes fitoquímicos que contienen, los cuales les dan su tremendo potencial de sanación.
               Las verduras verdes le deben su color a la clorofila, un potente agente desintoxicante y antiinflamatorio. La clorofila es también una de las mejores fuentes naturales de magnesio, un elemento muy importante en el proceso de utilización del calcio en el organismo. Adicionalmente, las verduras verdes proveen muchos otros minerales, vitaminas, bioflavonoides y ácidos grasos esenciales. Las verduras amarillas o naranja, son una excelente fuente de los betacarotenos que luchan contra el cáncer, tam- bién como las vitaminas del complejo B y varios minerales.
               Cayce recomendaba que las verduras y frutas en nuestra dieta, sean lo más frescas  (del campo), posible ya que la pérdida de los nutrientes se multiplica por cada día que pasan almacenadas. Los métodos de la agricultura moderna de cosechar prematuramente, transportar y procesar, como cocinarlas subsecuente-mente, también puede afectar negativamente al contenido de nutrientes.  La siguiente guía – sacada de las recomendaciones de Cayce, pueden ayudarnos a maximizar nuestra ingesta de nutrientes al enfatizar el uso de alimentos no procesados.

·         Una comida al día, preferiblemente el almuerzo, debe basarse en verdura fresca y cruda, tal como lechuga (leaf lettuce),zanahorias, apio, pimientos, nabo, cebolla, germinados, y tomate (en temporada), preparados en ensalada. Ocasionalmente, una
ensalada de fruta cruda puede sustituír a la verdura.
·         Para minimizar la pérdida de los nutrientes cuando se cocinan las verduras y legumbres, el método preferido es al vapor o cocinarlos en papel manteca, un “vegetable parchment” ,( así llamado en el libro original).
·         Cuando sea posible, es mejor elegir frutas y verduras que se cosechen localmente y en estación.